69.87 F
El Paso
julio 21, 2024
El Paso Opinión

Sufren campesinos trastornos del calor extremo

La falta de implementos de protección y la negación de los patrones para surtir de agua potable para beber en los campos agrícolas, ha generado que miles de campesinos sufran de deshidratación crónica en sus áreas de trabajo, denunció Carlos Marentes, director del Centro de Trabajadores Agrícolas Fronterizos en El Paso.

Y es que las altas temperaturas que se registran en la región fronteriza, que rebasan los tres dígitos, representan un serio peligro para la salud de los trabajadores que laboran en los campos de los cinco condados situados en el Sur y Oeste de Nuevo México y Suroeste de Texas.

“Estamos exigiendo que las autoridades de ambos estados hagan que se respeten los derechos de estos trabajadores porque están en las leyes, en los reglamentos”, manifestó Marentes al señalar que ante la problemática están apelando a la generosidad de la comunidad y organizaciones hermanas.

Comentó que ante la fuerza del ciclo agrícola, sobre todo en la región del Sur de Nuevo México, que es fundamentalmente donde trabajan muchos de los trabajadores adheridos a la organización agrícola de la región fronteriza, El Paso-Ciudad Juárez y el Sur de Nuevo México, el calor ha sido muy agotador.

Ante ello están solicitando la colaboración de la comunidad para que donen botellas de agua, ropa adecuada, paliacates, sombreros, productos y artículos que pueden llevar al Centro de Trabajadores Agrícolas Fronterizos, ubicado en el 1040 N. Oregon, en la zona Centro, o bien comunicarse al teléfono (915) 873-8933.

A pesar de la campaña nacional implementada por el Gobierno que aconseja ‘Ante el calor extremo, manténgase fresco e hidratado’, las condiciones que privan en los sembradíos es contraria a la recomendación de las autoridades de Salud.

“La situación es muy difícil, sobre todo para aquellos trabajadores que son contratados y que vienen a laborar solamente por una temporada a este país, y que son los que menos derechos tienen y que sufren más abusos”, acusó el líder agrícola que lucha por la protección contra el calor extremo.

Ante ello agregó que están redoblando esfuerzos, ahora que comienza la cosecha de la cebolla y viene la pisca de chile a finales de julio, considerada como la cosecha principal y multimillonaria.

Expresó que para evitar este tipo de situaciones instaron a los trabajadores a que tomen conciencia de que tienen derechos y que tienen que ejercerlos para evitar ser víctimas de abusos.

En especial este grupo, dicen los expertos, es uno de los grupos que se han tornado como esenciales, como se demostró durante la pandemia del Covid-19, y quienes han cumplido con creces y permitido que no haya desabasto de frutas y verduras.

Para los agricultores el verano representa todo un reto laboral al tener que soportar altas temperaturas y en algunas regiones, la contaminación generada por los incendios que afectan al estado.

“Por ello, es importante que reciban las herramientas suficientes para seguir labrando los campos con tranquilidad y seguridad durante condiciones extremas de calor y contaminación”.

Marentes dijo que al momento hay alrededor de cinco mil labradores en los campos situados en los diferentes condados de la región empezando por El Paso, luego el condado vecino de Doña Ana, famoso por la producción de chile, y más al Oeste los condados de Sierra, Hidalgo y de Luna.

“El Paso es muy importante para nosotros, la mayoría está afiliado al centro y uno donde tenemos mayor influencia con trabajadores que nos escuchan, que son los que están platicando sus problemas y que siempre buscamos la forma de resolverlos”, apuntó el dirigente del Centro de Trabajadores Agrícolas Fronterizos en El Paso.

Indicó que durante esta temporada no todos vienen de México, sino que muchos están asentados en el Condado de El Paso y en el resto de los cinco condados señalados. “Ciudad Juárez por supuesto, en el Valle de Juárez son de los lugares que aportan una mano de obra muy importante, vital para la agricultura”, detalló al enfatizar que para finales de este mes se calcula que habrá 12 mil trabajadores agrícolas laborando en los campos.

El líder de los trabajadores del campo dijo que la industria agrícola cada año requiere de mano de obra y contratan a quienes se presentan a los sembradíos sin importar su estatus legal.

“… A quien esté disponible, ahorita en estos momentos en donde se escucha por todos lados un discurso antiinmigrante, la verdad es que en los campos la migra ni se mete. No son tocados”, aseguró Marentes al puntualizar que la industria agrícola es muy fuerte, muy poderosa y van a seguir empleando a quien esté disponible para hacerlo, reiteró.

Señaló que mucho del trabajo agrícola no es muy atractivo para los ciudadanos y residentes de este país debido a las inclemencias del clima y por la intensidad del trabajo, sin embargo son y han sido los mexicanos los que hacen este trabajo, “y esperamos que al menos la sociedad reconozca, ya que si no fuera por los mexicanos y mexicanas no habría alimentos en las mesas de las familias norteamericanas”.

Por lo pronto dijo que se trabaja en la cosecha de la cebolla y pronto vendrá la pisca del chile, pero entrando el invierno vendrá la nuez porque también la industria nogalera es muy fuerte y muy grande.

“Va a haber trabajo mínimamente hasta noviembre, no se va a terminar el trabajo, pero va a disminuir, lo que provocará que muchos trabajadores se vayan a otros lugares o se regresen a México, a sus comunidades”. Los meses de enero y febrero, dijo, son los más complicados porque casi no hay actividad.

Señaló que en la región se dan diversas clases de chile como el verde, california o el chilaca como le dicen en México, el jalapeño, el ‘güerito’ y el chile verde largo, el cual en los últimos años ha salido muy picoso y con mucho sabor. En octubre y noviembre cambia la pisca del chile colorado o seco, entre otros cultivos como el repollo y la lechuga que se da en menores cantidades.

Empero, añadió también hay lecherías que se ocupan de la mano de obra de los mexicanos para cuidar las vacas, ordeñarlas o para procesar los productos. “A propósito del incendio en Ruidoso, NM, la mayoría de los vaqueros que cuidan a los caballos son mexicanos también. La mano de obra de los mexicanos es fundamental, aunque no nos reconozca a veces la sociedad”.

Dentro de los derechos que tienen los trabajadores del campo están:

  • Recibir agua, descanso y sombra
  • Descansos frecuentes y aumento gradual de trabajo
  • Educación sobre prevención y señales de un golpe de calor

Dentro de las señales que se deben atender con urgencia, y que están relacionadas con el calor están: dolor de cabeza, debilitamiento, mareos, sudor abundante y piel seca.

De padecerlas las personas deben recibir atención médica a la brevedad ya que pueden sobrevenir convulsiones, dificultad para hablar, tener un comportamiento anormal o pérdida del conocimiento.

Marentes, como otros líderes, se pronunció por construir un movimiento popular en pro de la justicia climática, de la salud y del trabajo no solamente para los trabajadores del campo sino para todos aquellos que trabajan al aire libre como jardineros, jornaleros y obreros de la construcción que no cuentan con una norma local, federal, ni estatal que los ampare con tres derechos básicos: sombra, descansos y agua.

Related posts

Cruz Pérez Cuéllar continúa fortaleciendo vínculos con la ciudadanía

Editor

EPCC Nombrado por Décimo Año Consecutivo Ganador del Premio HEED 2022

Editor

Investiga Oficina del Sheriff homicidio en Montana Vista

Editor

Leave a Comment

https://915noticias.com/